Y celebramos el Día de las Aves por todo lo alto…


El fin de semana del 5 y 6 de octubre, en el entorno del embalse de Ullibarri-Gamboa hemos celebrado el día Mundial de las Aves.

El sábado  en una agradable mañana, más de 100 visitantes entre niños y adultos participaron en la visita guiada organizada en Mendixur, donde pudimos observar somormujos, zampullines, cormoranes, garzas reales, garcetas grandes y comunes, cigueñas, gaviotas y un montón de anatidas. Los participantes pertenecían al club de Montaña de Miranda de Ebro y tras la visita se acercaron caminando desde el Parque Ornitológico hasta  la oficina de Información de Garaio donde  realizamos un taller sobre las aves observando nidos y huevos, patas, picos, cráneos, plumas, etc.  Adultos y pequeños pudieron disfrutar comprobando como son las garras de un aguilucho, las características de un nido de zorzal o de un herrerillo, la diferencia entre los huevos depredados de focha y gallineta, la suavidad de las plumas de una rapaz nocturna etc.

 El domingo, aunque a primera hora de la mañana un manto de niebla cubría el embalse, para las 11 de la mañana ya había levantado, hora en la que nos acercamos al observatorio de los Carboneros.  Colocamos el telescopio y los prismáticos y durante una hora y media se acercaron al observatorio mas de 40  visitantes procedentes de Bilbao, Amorobieta y San Sebastian que venían a pasear en familia Tuvimos la suerte de poder disfrutar de un grupo de cigüeñas que se había posado al lado del observatorio, ver el primer vuelo post nupcial de un milano real en Mendixur y observar las inmersiones de un enorme grupo de somormujos lavancos. Además unos pocos cormoranes y alguna garza se habían posado en los árboles secos del alrededor como para que algún visitante aprovechara para sacar unas fotillos.

Posteriormente en la oficina de información 24 personas de Tolosaldea y Vitoria-Gasteiz realizaron juegos con los paneles de siluetas y los puzzles de aves que se habían colocado junto al stand con el material ornitológico.

Ha sido una gratificante experiencia en la que adultos y menores pudimos de las aves. Los que allí estuvimos ya no nos podemos imaginar un mundo sin ellas. ¿Y tú?