Mendixur: un lugar acogedor para pasar el invierno


O al menos eso les debe parecer a las miles de aves que en invierno acuden a Garaio y Mendixur buscando un lugar donde descansar y alimentarse, huyendo del frío del norte de Europa. Algunas de las especies más representativas son el ánsar común (Anser anser), el cuchara común (Anas clypeata), el zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis) o los porrones europeos (Aythya ferina) y moñudos (Aythya fuligula), entre otras.

De las especies citadas, los cucharas comunes y los porrones, son los más abundantes en invierno, observándose grandes grupos en prácticamente cualquier cola del embalse de Ullibarri-Gamboa, siendo los cucharas más “orilleros” y los porrones más de aguas abiertas.

Los ánsares comunes son visitantes asiduos en invierno, aunque su número varía cada año según el clima en el norte y centro de Europa. Son aves gregarias en invierno, por lo que siempre se les ve en grupo. Son fáciles de distinguir por su gran tamaño y por sus reclamos similares a los del ganso doméstico. Suelen encontrarse en prados húmedos cercanos al agua pastando.

El zampullín cuellinegro es el más escaso de las especies mencionadas, moviéndose generalmente en parejas o pequeños grupos cerca de las orillas sumergiéndose constantemente. Se le puede ver con relativa facilidad en las orillas frente a la isla de Orenin, siempre en el agua, desde ambos lados (Garaio y Urizar) y en la zona de la pasarela flotante. Se distinguen del zampullín chico (Tachybaptus ruficollis), más pequeño y de color pardo-ocre, por su mayor tamaño y su coloración blanca y negra.

Otra especie cada vez más frecuente en los meses de invierno es la garceta grande (Egretta alba). Es fácil de distinguir por su tamaño, y su coloración completamente blanca, exceptuando su pico amarillo-naranja, rasgos ambos que la distinguen de la garceta común (Egretta garzetta), más pequeña y con el pico negro. Ésta última presente prácticamente todo el año.

El cormorán grande (Phalacrocorax carbo) también es una especie que abunda en invierno en esta zona, también es posible verlos en verano, aunque en menor número. Es fácil de distinguir por su coloración negra y tamaño grande, y porque suele estar en posaderos como árboles viejos o rocas con sus alas extendidas secándose. También es frecuente verlos pescando en aguas abiertas alrededor de la isla de Orenin y en las colas de Mendixur y del río Zadorra en Garaio.

Además de estas especies, que son principalmente invernantes, también es posible observar en estos meses aves residentes, presentes todo el año, como somormujos lavancos (Podiceps cristatus), fochas comunes (Fulica atra), zampullines chicos (Tachybaptus ruficollis), ánades reales (Anas platyrhynchos), garzas reales (Ardea cinerea), etc.

Como rarezas observadas este año podemos mencionar a un ánsar careto grande (Anser albifrons) entre 47 ánsares comunes en Orenin, y la observación de dos agujas colinegras (Limosa limosa), aves limícolas de largo pico y tamaño medio-grande de coloración grisácea en invierno y cola blanca y negra destacada, en Mendixur, cerca del observatorio de Carboneros.

Otra especie limícola frecuente en invierno en este entorno son las agachadizas comunes (Gallinago gallinago), de pequeño tamaño, largo pico y característico vientre blanco en comparación con su dorso listado que en invierno suelen alimentarse en grupo en las orillas menos profundas.

El invierno es una oportunidad para observar estas aves que durante el resto del año habitan a miles de kilómetros.

¿Os animáis?

Desde la Oficina de Información de Garaio, os invitamos a participar en una visita guiada los sábados y los domingos. La cita es a las 11:00 en el Parque Ornitológico de Mendixur. Si sois un grupo de más de 10 personas, es necesario avisar (695-78 24 98), por temas de organización. Si disponéis de prismáticos, traedlos.

¡Os esperamos!